¡Hola!  Mi nombre es Adrián. Soy fotógrafo de bodas y serlo me hace disfrutar al máximo. Estoy convencido de que uno debe amar lo que hace… ¿Verdad?  Es por esto que me convertí en fotógrafo tiempo completo. He estado tomando fotos durante los últimos años. Antes de transformar mi profesión, trabajé para corporaciones conocidas y también en empresas familiares. Pasé unos años muy exitosos en la industria de “las ventas”, pero esto no me hizo feliz. Durante  gran parte de mi vida he estado acompañado por mi cámara. Esta inmensa pasión me ha cambiado tanto que encontré un nuevo significado en la vida, lo que me llevo a ser una persona más sensible y perceptiva. En este punto la fotografía tomó un significado profundo para mí y lo que hago no es impulsado por otra cosa que mucha pasión y el crecimiento de mi alma artística. Ésta es un poco de mi historia,  para que estés seguro en el momento de invertir en mí y en mi manera de ver el mundo. Mis imágenes transmiten emociones, que mucho tiempo después te harán  recordar un aroma, un gusto, un sentimiento…todo lo que viviste en ése instante.